distancias

no paro de mirar nuestras fotos
y de rogarle a este recuerdo incesante
que deje de gritar

la verdad es que
no sé si prefiero tu silencio
o todo este ruido

¿qué estás haciendo tú?

¿también cuelgas flores en el
pasillo por si aparezco?

¿te resulta desconcertante este
desorden
o siempre dormiste en habitaciones vacías hasta que llegué yo?

me pregunto tantas cosas

me pregunto qué miras cuando
apagas la luz
qué sientes cuando te fumas
el primer cigarro y no es a mí
a quién hablas

lo cierto
es que sol sigue saliendo
a pesar de no haberte dado
los buenos días

también es cierto
que mi risa sigue siendo mi risa
aunque se encuentre en boca
de otros

será verdad
eso de que el tiempo
cura las distancias

y tu recuerdo
no es más que una herida
que comienza a dejar de sangrar

Anuncios

te has perdido mis ojos contemplando el mar.
no sabes la paz que me da saber que no has llegado a verme desnuda del todo.

ciudad en obras

mi niño
que te me has ido
que no llegamos a ser nada
y sin embargo fuimos

que lloro al recuerdo
de lo que podría haber sido
todo lo que construimos

que maldigo cada ciudad
que ve tus pasos siguiendo
su rumbo

cada libro que tus ojos leen
cada boca que besarás
cada brazo a quién escogerás
para marcarte un nuevo camino

no es lo que dejamos atrás
lo que me aprieta
es todo lo que podríamos
haber construido
si siguiéramos aún juntos

todos los proyectos que soñé
mirando al futuro
como quién mira navegar
un barco de papel:
anticipando el hundimiento
pero deseando su llegada

¿qué seremos nosotros
sin nuestros sueños enredados
en futuros inciertos,
sin la mano del otro,
sin tan siquiera el recuerdo?

cementerio

busco en un reflejo deformado
el rostro que fui antes del nudo

pero solo encuentro manos grises
que me llenan la boca de lodo
y los pulmones de pólvora

desafino en un grito mudo que se
expande por la habitación y se entierra hasta la raíz

quiero estar ahí
justo ahí
bajo tierra y hasta el cuello

atándome con la soga a la cama
para dejarme las rodillas follando al fantasma de alguien que ojalá estuviera muerto
pero que encuentro más vivo que nunca

no sigas cariño
que no tengo más balas que dispararme
y hoy ha amanecido día de entierro

deja que sigan creciendo las flores a este patético recuerdo
que solo invoco yo
y ten cuidado cuando te marches de cerrar la puerta

la montaña

yo no entré,
me entró

entró en mi garganta
desatando nudos
que terminaron
en gritos de guerra

nos queremos vivas

escuchaba yo
mientras me iban
matando

nos queremos vivas

escuchaba yo
mientras rasgaba mi
cuerpo buscando
pulsaciones que no
se encontraban
ahí

y un día me entró,
sus cantos penetraron
más allá de mis rejas
y me atreví a mirar
y su paisaje no me cegó

miré y me ví
después de años sin
encontrarme

volví a rodear mi cuerpo
con mis brazos,
permití a las enredaderas
trenzarse por mi cabello,
sentí un pulso en mi costado
como nunca antes.

mis insomnios ya no tenían
su nombre,
ahora se llenaban de rostros
de todas las que me arropaban
y me decían que lo superaría.

vislumbré una cima que
aún no se alcanzaba
y avancé otro paso para que
aquellas que llegaran después
lo tuvieran más fácil.

y comprendí que
nada volvería a ser
porque aún quedaba
por transformar
y mi vista ya no eran
solo mis ojos
sino muchos más.

no casa

a veces las cosas
se desmoronan
y una no puede hacer más
que llorar a un recuerdo
incesante

y prometerse desde la
ignorancia
que todo puede ir a mejor
pero que para eso tienes
que levantarte
y ahora tus manos solo
sujetan polvo

buscas una brújula rota
para tener culpable
de este camino
de zarzas y curvas

ojalá entendieras
que no puedo ser
algunos días
que me limito a estar
en este limbo
intentando descifrar
mi dolor del ajeno

que me duelen huesos
que no deberían estar
ahí
y que mi garganta sigue
un grito que me conduce
hasta mi no casa

en mi no casa
las ventanas dan a un
cementerio
por las noches dejo la
puerta abierta para bailar
con muertos

en mi no casa
no quedan sartenes ni
platos en la cocina
comemos con nuestras
manos
así que siempre termino
vomitando polvo
después

en mi no casa
la televisión se encuentra
de espaldas
pero siempre miramos
su parpadeo incesante

mi no casa
es el sitio al que voy
cuando no sé dónde estar
y el mundo me exige
que me coloque

es el sitio en el que
me clausuré hace años
y que rompí a martillazos
hace apenas cuatro

pero a veces
siento que vuelve a mí
hecho añicos
para demostrarme que no
es el olvido lo que me sana
sino el perdón

que no puedo hacer caso
omiso a lo que viví
para ser funcional en un
mundo que no funciona

que mi pasado no me
define pero si forma parte
de mi historia

y es una historia que tendrá
final feliz