crecimiento

Me gustaría volver a ser
la que nunca se callaba,
la que abrazaba sin reservas
y amaba a quién tocaba

pero después de tantos golpes
una ya no busca nada,
solo quiere cuidarse
y sacudirse el polvo de su
espalda.

no quiero transformarme
en alguien que no ama
por miedo a que la rompan

quiero que mi corazón siga
dando brincos cuando ve
un rostro que adora

quiero que siga sin hacerme
caso cuando le pido que cese
y se acelera a deshora

pero crecer implica cambios
y roturas,
aunque una quiera seguir
entera

mi corazón se rompe pero
no se estrella,
aunque lo pisen sigue su
curso aún con todas las
huellas

espero cuidar a quien
me cuida,
y amar sin barreras

hacer el amor otro día
de autostop en cualquier lugar
del planeta

espero encontrar a gente
y abrirles la puerta,
avisarles de mis roturas
cuando coloquen sus maletas

la vida se complica
y por ello también nosotras,
pero somos más que esos
golpes y caídas
que nos dejaron el ala rota

Anuncios

mi constante

La poesía conoce cada recoveco
que dejo en mi cuerpo para la pena

es, por tanto, inevitable que siga
escribiendo
-soy una de esas niñas a menudo tristes-.

de pequeña,
manchaba mi costado de tinta
cada vez que intentaba escribir.

ya entonces demostré gran talento
en amortiguar los ruidos con un papel,
en mantenerme callada
cuando se me exigía dar la palabra.

no esperes que cambie eso ahora

pienso en mí
como esa chica adolescente que se
dormía cada noche pensando que no
era suficiente,
con el pánico en el pecho de pensar
que nadie se daría cuenta de toda
la pena que arrastraba.

en todas ellas,
el papel seguía siendo lo único
que amortiguaba el golpe

balance a destiempo

una debe soltarse de la roca si quiere volar alto. eso era lo que me repetía mientras poco a poco iba limpiando el polvo de mi cuerpo. ¿cuántas veces me habré dado de bruces contra el suelo por perder mi apoyo? ¿cuántas veces necesita una caerse para aprender a caminar por sí sola? el camino es complicado. ya lo tenía casi conseguido hasta que te conocí y me vi reflejada en tus ojitos marrones… y entonces volví a quedarme quieta, y los pájaros empezaron a tejer su nido sobre mi cuerpo y yo me aferré al suelo con unas raíces que no había conseguido borrar del todo. y esperé. esperar siempre es la peor parte, ¿sabes?. esperar a que me alcanzaras, esperar a ver otra vez un camino que recorrer juntos, esperar a que de mis raíces brotaran las flores.
pero ni tú comprendiste que primero había soltar para poder agarrarse a uno mismo, ni yo comprendí que no se puede abrazar a otro para cubrir sus huecos. así que tuviste que soltarme tú , pero antes me pediste que fuera feliz. fue un bonito gesto: cortar las raíces que tú habías regado y abrirme la puerta. supongo que fue tu primer pasito en este camino tan largo que yo ya llevo conociendo unos años. no sé si nos encontraremos de nuevo, si nuestros pasos conducirán nuestra historia de vuelta o se irá volando junto a los pájaros que crié. sólo quería decirte que al principio fuiste un buen sitio donde descansar, y que al final fuiste una bonita jaula donde engañar mi conciencia. yo ya tengo flores enrédandose por mi cabello, espero que a ti también te vaya bien.

aleteos

me falta el aire
cuando hormigueas por mi ombligo
y sueltas tu aliento entre mis piernas

mi pulso se acelera con el aleteo de
mil pájaros
que vuelan por encima de nosotros

no quiero que se posen nunca
quiero se mantengan ahí
rápidos y voraces
clavando con su pico hasta la raíz

así te siento, cariño
agudo como una herida abierta
que no quiero cerrarte nunca
para que no escueza

mantén tu mano en mi pecho
otra noche más
hasta que el día rompa esta
danza inquieta
de dos pájaros sin alas
que no son capaces de amar
si no matan

madrugada de entierro

qué doloro
es mirar unos ojos
que no te quieren
ver

una debe aferrarse
a sí misma
como si las olas
tratasen de romper
en su costado

sólo así
conseguirás evitar
caer en sus manejos
y romperte las
costillas

////

esto no es un poema
es una carta de
despedida

jódete cabrón

sigo siendo mía